14 de julio de 2017





En la tapia crecía la yedra
mientras las risas infantiles
llenaban las estancias,
de ese  impoluto tosco universo
al que cada verano regresábamos
con el alma cansada
dispuestos
a sumergirnos en su cálido abrazo,
pues sabíamos que al igual
que fue, <pese a las ausencias
teñidas de gris en las esquinas>,
y será un lugar al que regresar…

Un lugar al que llamar hogar.

Lesan Mora 2015
Fotografia Katey Puley

No hay comentarios:

Publicar un comentario